Gestores de contraseñas: ¿Qué son, Cómo se usan y Cuál es el mejor?

La seguridad cibernética se ha puesto en juego desde que el navegar en la red se ha vuelto tan popular. En esta era tecnológica en la que las redes sociales, consultar las cuentas vía online y trabajar accediendo a la web de forma constante, es muy  común enfrentarse a peligros que pueden ser capaces de violar la seguridad, incurriendo en perdida de información importante, y esto muchas veces resulta en un gran dolor de cabeza.

En octubre del año pasado, Yahoo perdió información de más de 1 millón de usuarios, poniendo en riego su seguridad. Lo mismo sucedió en el caso de 5 millones de contraseñas Gmail, que se filtraron causando pérdida de datos personales importantes. En vista de ello, es muy importante tomar en cuenta los gestores de contraseñas, y a continuación se explica todo al respecto.

¿Qué son los gestores de contraseñas?

Tener una contraseña segura implica tomar en cuenta los consejos básicos para lograrlo. Siempre se ha dicho lo aconsejable que es emplear contraseñas lo suficientemente largas como de 12 caracteres, de este modo será prácticamente imposible de adivinar.

Por otro lado, es mejor no utilizar datos personales, o al menos de forma directa. Nunca usar el nombre real o de usuario como contraseña, y es vital incluir números y mayúsculas. Emplear distintas contraseñas para cada servicio es un consejo importante, uno de los más prácticos. Además es necesario cambiarlas cada cierto tiempo.

Sin embargo, existen muchas personas que prefieren dejarles este tipo de trabajo a los gestores de contraseñas, estos se encargan de generar contraseñas aleatorias, recordándolas para los usuarios. Solo es necesario limitarse a saber la contraseña principal o maestra, que es la que brinda el acceso a las cuentas.

¿En qué consiste?

Un gestor de contraseñas básicamente es una aplicación informática que sirve para almacenar todo tipo de contraseñas en una base cifrada y protegida por medio de una contraseña maestra. La mayor ventaja que ofrece es que permite ahorrar tiempo al momento de gestionar las contraseñas; también ofrece funciones que sirven para elevar drásticamente el nivel de seguridad.

También aparte de generar contraseñas, estos gestores son capaces de integrarse en el navegador con el fin de rellenar los formularios para sitios web, de este modo solo se pulsa un botón y se copia de forma automática el usuario y la contraseña.

Otras funciones

Estos gestores también tiene la capacidad de rellenar de forma automática perfiles al momento de registrarse o guardar contraseñas cuando se entra en un sitio al que no se había accedido anteriormente. En algunos casos también se puede almacenar otros tipos de credenciales, a pesar que no estén ligadas a las paginas webs.

Estas contraseñas almacenadas se cifran empleando la contraseña, y en alguno casos otros datos importantes, de este modo nadie ajeno al usuario podrá leerla. En vista de ello pueden crearse contraseñas seguras sin necesidad de acordarse de ellas, ya que el gestor se encarga de este trabajo.

¿Cómo se usan los gestores de contraseñas?

Los gestores de contraseñas son capaces de generar contraseñas fuertes, lo que significa que estas pueden ser largas e incluir caracteres extraños para construir palabras que carecen de sentido, estableciendo una única contraseña para cada sitio.

Con lo anterior se evita que el usuario emplee patrones repetitivos en contraseñas que pueden volverse predecibles, o quizás que se use la misma contraseña para todo, lo que resulta en un gran riesgo informático.

Existen dos tipos de gestores de contraseñas y son

Acceso online

Estos ofrecen sincronización automático entre distintos dispositivos móviles y sistemas operativos. Uno de sus mayores riesgos es que almacenan información en la nube, aunque su ventaja es que lo hacen de forma cifrada.

Acceso offline

En este caso, este tipo de gestores almacenan todas sus contraseñas en un ordenador o unidad USB. Su desventaja es que al sufrir una avería se puede perder toda la información.

Para usarlo solo es necesario emplear el gestor de contraseñas de preferencia, y a medida que se vaya llevando a cabo la instalación se explicarán poco a poco los pasos para su culminación.

¿Cual es el mejor gestor de contraseñas?

Existen diversos gestores de contraseñas especializados en su trabajo, que ofrecen muchas ventajas. Tres de los más importantes son los siguientes:

KeePass

Esta utilidad de código abierto puede mantener todo tipo de contraseña cifrada en una importante base de datos. Su mayor ventaja es que todo esta bajo el control del usuario. La mayor desventaja es que dicho usuario debe instalar de forma manual los plugins para navegadores, y buscar la forma de sincronizar las contraseñas entre los distintos tipos de dispositivos.

Se encuentra disponible para cualquier tipo de sistema operativo.

1Password

Es muy parecido a KeePass, pero mucho más fácil de usar, ya que su integración se realiza de forma automática y esta listo para hacer sincronización de distintos tipos de sistemas operativos por medio de Dropbox. Otra de sus grandes ventajas es que cuenta con aplicaciones para Mac, Windows, Android e iOS.

LastPass

Es uno de los más descargados y el preferido de muchos. La única desventaja que posee es que las contraseñas se almacenan automáticamente en la nube, algo que le desagrada a muchos. Pero LastPass ha demostrado con el tiempo que estas se encuentran cifradas con una clave que se deriva de la contraseña maestra y el correo electrónico.

De este modo, aunque un hacker pueda entrar en los servidores no seria capaz de ver ninguna de las contraseñas. Este importante gestor de contraseñas ofrece otros controles de seguridad, permitiendo logins de determinados países impidiendo que se ingrese desde otro, activando la autenticación en dos pasos o cerrando las sesiones en determinados ordenadores.

Puesto que es mejor hacer la sincronización de las contraseñas con un servicio que este dedicado a ello, LastPass es ideal para lograrlo, ya que en vez de guardar la base de datos del usuario en otras nubes, o que este esté caminando por allí con un USB, lo que podría resultar muy peligroso.

Leave a Reply

10 − uno =